JUEGO de PORQUERIA ¡LO ODIO!

Loading...

miércoles, 11 de junio de 2008

Llega la roja PARTE 10




¡¡¡No puedo creer todo lo que estaba escuchando!!!

Me quede en silencio por un largo rato, Tana dejo de llorar de repente... y dirigió su vista a la puerta.

Sentí que alguien estaba atrás mío.
Solo vi una mujer de cabello largo y rojo de tez muy blanca (bueno al lado mío si que lo es, yo soy casi negra), y extremadamente alta (o eso parecía, porque es muy delgada) traía puesto un jeans desgastado y una camiseta de esas que usan los hombres debajo de la camisa de vestir. Tenía lágrimas en la cara, (al parecer la pelirroja había escuchado toda nuestra conversación).


-¡Hola! ¡hola! ¡hola! ¡hola!- parece que Tana y la gata roja se conocen. Tana jaló el bulto de la roja hasta su cama (y digo jaló, porque es literal, parece que la roja trae un cadáver dentro)...

-¿Que traes? ¿Un muerto?- dijo Tana (se los dije, parecía un cadáver)...

-Solo ropa y un tambor grande- Dijo la roja (el tambor seguramente es de la piel del muerto, je je je je je)

Que raras son estas dos... (mmm) parecía que no importaba el horror que había contado Tana hace unos minutos... solo se saludaron, se besaron, saltaron, se abrazaron, Tana se le monto a la roja en la espalda, riendo, riendo, riendo y riendo (parecían loquitas) hasta que cayeron al piso las dos (definitivamente están loquitas).

Se quedaron las dos en el piso, mientras me miraban (o sea... hooooolaaaa, aquí estooooo ooooy).

-¡Ah!, Shanna ( vaya... me pelan... la roja es... ¡chana!) ella es mi roomate Kalía- ( ¿Kalía? vaaaale con la gata bruja ¡Tanay! le dije que podía llamarme Kali... kali.... kali... pero la mala dijo Kalía)

-¿Kalía? (vale con la misma vaina) ella es Shannay- (ay si, ay si, ¡Chanay! hasta combina con Tanay)

-¡Mucho gusto Chánay!- (de verdad no toy enojada) (solo sentida)

Se pusieron a reír o reírse de mi (es lo más seguro)- Noooooooo, no chanay, sino ssshhhaaanayy-

(pues me vale la roja para mi es chanay y punto) - oooooooooo... lo sientooooo... Shaaaaanay-

(¡mis huevos! ¡es chanay!)

- Pero puedes decirme Shanna- (ay si, ay si, puedes decirme shaaaana, pues ¡sí! ¡Chana serás!

Las dos salieron corriendo y riendo de la habitación... me quede sola, enojada, y pensativa... muy pensativa...

CONTINUARA....